sábado, 21 de octubre de 2017

El principio de todo. Pinzón vulgar (Fringilla coelebs). Gudalix de la sierra 5-1-2017


Alegre como un pinzón dicen los italianos y fueron alegres pinzones quienes hicieron a Darwin alumbrar sus ideas. El bueno de Charles contempló en las islas Galápagos aquellas 17 especies tan contentas, tan bien adaptadas que podían haber sido vistas por un representante de Dios en la Tierra; por un jesuita viajero o un padre peregrino que habrían admirado, maravillados, la concluida tarea del Señor pero Darwin, en cambio, nos dio el principio de todo. Ese que nos ha hecho ver desde la perspectiva adecuada a este avecilla que comparte hermanado, cantando dichoso, nuestras vidas.
TextoColaboración. Maribel Orgaz


Antes del hombre, el pato. Ánade real (Anas platyrhynchos). Guadalix de la sierra 25-12-2016


El Quinto día aparecí sobre la Tierra, dice el texto sagrado, junto a la otras aves, los peces y las criaturas marinas, después de haber sido creados la luz y la oscuridad; aunque en otros lugares alejados, la leyenda dice que la divinidad me ordenó sumergirme para traerle fango en el pico y con él, hacer las montañas. Así que en ese lugar, en el que los hombres habitan estepas heladas, creen que sólo Dios y el mar existían antes que los patos. Ni siquiera el hombre, ni siquiera el demonio. Antes existían los patos. Una coincidencia extraña que debería hacer pensar en una Tierra en la que, los atentos dioses que la crearon y poblaron nunca dejaron para el final a la trucha o al árbol, a la hierba o la hormiga como sí lo hicieron con el hombre, ese último habitante al que tantas veces le es necesaria recordar que fue puesto aquí tras todos los demás.
TextoColaboración. Maribel Orgaz

Que no hay sitio en vuestras ciudades. Gorrión molinero (Passer montanus). Somiedo 2-5-2017



Que no hay sitio, deben pensar los gorriones. Que todo está lleno de gente, de coches, de expectativas, de obsesiones. Y se van, abandonan las ciudades. París, Londres, Barcelona o Madrid. Si acaso, aparecen en primavera pero a la vista de lo incorregible en invierno ni pisan las calles. Este descuido se tuvo también en China: que se vayan, que se comen el grano de los campos y la gente daba a los niños cacerolas para hacer ruido durante todo el día, así que los gorriones desaparecieron durante años. Aparquemos los coches, hablemos poco y en tono bajo, limpiemos el aire que respiramos. Volved, anunciaremos, teníais razón, estas ciudades repletas de frustraciones eran inhabitables.
TextoColaboración. Maribel Orgaz

lunes, 16 de octubre de 2017

Bello en vuelo. Alcaudón común (Lanius senator). Colmenar Viejo 14-5-2017



El pico es de una pequeña rapaz y cuando se posa no parece lo que es, porque, dicen sus admiradores, es mucho más bello en vuelo. Pensarías que es apenas, un pajarillo tímido entre los arbustos pero se atreve incluso a cazar pequeños reptiles. Así que vive despreocupado con su aspecto insignificante pero si es necesario encuentra en sí mismo la belleza y la fuerza. Eso querríamos nosotros, vivir en una constante capacidad de ser, de reposo, de esplendor y de ataque. Reconozcámoslo, envidiamos esta flexibilidad: el impulso de ir hacia nuestra posibilidad y la dicha de regresar a lo que somos.
TextoColaboración. Maribel Orgaz

Qué no haríamos por ella. Cigüeña blanca (Ciconia ciconia). Colmenar Viejo, Madrid 15-4-2017



A veces se pierden. Eso ya lo sabíamos. Los niños aparecen en donde no debían y faltan en donde se les espera. Y ellas dándose una vuelta por la isla de Madeira antes de llegar a Kenia. O al revés. Regresan a Dinamarca pero antes echan un vistazo en algún pasto de Reino Unido. Andan por ahí, rebuscando pececillos o ranas pero en su moderna confusión, hacen la compra en un vertedero. Y si no les apetece ni migran, se quedan a comer restos.  Anida en torretas de luz, en algún campanario o en donde le parezca. Sabe que la admiramos y que puede hacer lo que quiera. Organizamos visitas turísticas para recorrer sus nidos en época de cría, modificamos los tendidos eléctricos para que esté segura... porque vamos a ver, si creemos que desde el Cielo trae a nuestros hijos a casa, ¿qué no haríamos por ella?
TextoColaboración. MaribelOrgaz

De la mitad de los sueños. Mochuelo común (Athene noctua). Casa de Campo, Madrid 26-2-2017

http://natusfera.gbif.es/observations/30998
Las aves también duermen  al igual que nosotros y, también como nosotros, el sueño es en parte ligero y en parte, profundo. Pero aquí surge la maravilla, son capaces de dormir con medio cerebro, y un ojo cerrado mientras el otro ojo está abierto y atento. Cuántas veces hemos deseado que nuestras pesadillas fueran, al menos la mitad de lo que fueron. Cuántas veces habremos implorado a un dios piadoso que librara a los hombres de al menos, una parte de sus tormentos. Buhos, lechuzas y mochuelos, criaturas que sólo se entregan a medias a las sombras, sabios espíritus del bosque.
TextoColaboración. Maribel Orgaz



De la lluvia y no la nieve. Pico picapinos (Dendrocopos major). Casa de Campo, Madrid. 26-2-2017

http://natusfera.gbif.es/observations/30999



Está en España todo el año porque tiene buen conformar. Le da igual roble que pino, aliso que abeto. Saca los insectos de sus troncos pero no los daña. Y como no emigra ni se va, no da nombre a las nieves tardías: nieve de golondrina dicen los italianos allá por marzo si cae a destiempo o nieve de cuco si cae en abril y ya casi al final, la inesperada nieve de perdiz; pero aquí este pájaro y su tamborileo sólo anuncian cuando se le escucha nítido y lejano que lloverá porque el aire, entonces, se ha cargado de humedad.
TextoColaboración. Maribel Orgaz

domingo, 15 de octubre de 2017

La sed de gracia. Cisne vulgar (Cygnus olor). Manzanares el Real 5-11-2016


Vuela mejor que anda y cuando nada, suspiramos, es majestuoso. Sólo los reyes en tiempos antiguos podían degustar cisne relleno de otros pequeños pájaros. Del carro de Afrodita, la diosa del amor, tiraban cisnes alados. Hasta China llegaron una pareja de cisnes de porcelana enviados desde Estados Unidos: el presidente de un Imperio saludaba a otro con un regalo delicado fabricado en un material que ni es barro ni es cristal, es oro blanco. En nuestras leyendas, los cisnes fueron antes hermosas muchachas. Cuál es el destino de estas aves que cargan sobre sí tantos de nuestros anhelos: el amor que no se acaba, la fidelidad eterna, nuestra sed de gracia.
Texto Colaboración. Maribel Orgaz

En lo más oscuro de la noche. Cormorán grande (Phalacrocorax carbo). Manzanares el Real 1-6-2017



¿Por qué este pájaro? Si hay otros que también se sumergen para pescar: albatros, gaviotas o pelícanos. Podría haberle tocado a los otros pero en cambio, le tocó al cormorán. Los chinos hace más de mil años ya usaban a este ave para pescar y los japoneses denominan a este arte Ukai. Quizá fuese por su cuello largo que al ponerle una argolla es capaz de capturar peces enormes o quizá sus plumas que al contrario de las otras aves no son impermeables y así empapada se sumerge aún más, quizá fuera su docilidad... quizá que los hombres prefieren usar para sus fines antes que admirar. La familia imperial japonesa aún surte su mesa con ukai, los turistas tienen otro exotismo más que fotografiar. En lo más oscuro de la noche, una barquichuela con una tea ardiente va y viene por el río sumergiendo aves sin memoria que bien podrían hundirse, olvidadas de su naturaleza, para toda la eternidad.
TextoColaboración. Maribel Orgaz

Un plumaje que anuncia la penumbra. Somormujo lavanco muda de invierno (Podiceps cristatus). Manzanares el real, embalse de Santillana 18-10-2016

http://natusfera.gbif.es/observations/32723
En aquellos mapas de territorios imaginados, los hombres llenaban cada hueco de una criatura fantástica: sirenos en la Antártida, dragones en Oceanía, aves gigantes capaces de llevar en sus garras elefantes en Argentina. Pero ¿acaso imaginaron a un ave que en el comienzo del invierno se plateara de gracia? Que su manto de plumas fuera capaz de anunciar la estación de la penumbra. Que en las aguas tranquilas se sumergiera a pulmón más que ninguna otra. Que desde marzo, danzara absorto en amorosa compañía durante días y días. Esos cartógrafos afamados no pudieron imaginar que estas aves enamoradas danzaran de amor en el mismo agua.
TextoColaboración. Maribel Orgaz 



De océano y costa. Gaviota patiamarilla (Larus michahellis). Coruña 28-6-2017


Son costeras no de océano dicen los expertos y en esta aseveración te surge una duda: ¿nosotros de dónde seremos? ¿de lo inmenso o de la orilla playera? ¿De volar o de suelo? En el mar, las gaviotas se nutren de los descartes de los barcos pesqueros y en el interior de vertederos. Miles de ellas pasan los inviernos en los pantanos, territorios que nunca le fueron necesarios pero a los que se han adaptado sin problema. No parece que les tienten nuestros colosales empeños: presas gigantescas que embalsan ríos milenarios, canales que unen mares. Quedaos con vuestros desafíos artificiales parecen decirnos: no es necesario tanto océano para vivir en vuelo.
TextoColaboración. Maribel Orgaz

domingo, 1 de octubre de 2017

Estáis a tiempo. Golondrina dáurica (Cecropis daurica). Monfrague 3-4-2017


Desde el Sahel empiezan a llegar a España en marzo porque esto se parece cada vez más a aquello. Las lluvias cada vez más escasas, el calor en aumento, los matorrales extenuados, los riachuelos secos. Qué mensaje trae, atrevesando el Estrecho, cada marzo este ave pariente de nuestra golondrina común. Primero anidó en Andalucía, ahora incluso en Asturias. Las golondrinas sacaron espina a espina el tormento de Jesús y por eso, la vaca o la mula convivieron con ellas en los establos. Los campesinos siempre las respetaron. Eran animales benditos del Señor, portadoras de un mensaje de compasión: no torturéis la vida. Apiadaos de los árboles, de los ríos, de las criaturas que habitan los campos. Estáis a tiempo, podéis cambiar.
TextoColaboración.MaribelOrgaz

Como un espectro de un ave. Busardo ratonero (Buteo buteo). Juarros de Voltoya, Segovia 30-9-2017


Como si tocaran las campanas en la tarde y se lanzara entonces al vuelo, pasando sobre nosotros como un sueño. Así vuela el águila ratonera, esta rapaz del viento a la que le gusta vigilar los prados desde un poste y ya sea la tarde gris o el cielo de azul porcelana, no se moverá hasta que tenga a su presa bien avistada. Se lanzará entonces, con determinación a por ella porque es necesaria la calma para distinguir la oportunidad, esperar paciente a que surja la ocasión y en ese instante, alzar por fin el vuelo. 
TextoColaboración. Maribel Orgaz 

El preferido de los búlgaros. Carbonero garrapinos (Periparus ater). Juarros de Voltoya, Segovia 30-9-2017



Los habitantes de Sofía, la capital de Bulgaria, votaron su pájaro preferido hace ya algunos años y el ganador fue el carbonero. Siempre está con nosotros, argumentaron. Mientras que otros migran y vuelven, él se queda en nuestras calles todo el año. Su canto, que incluye más de 40 sonidos, alegra nuestras horas. Palomas y gorriones también nos gustan pero ninguno tanto como el carbonero. Mientras, en La Coruña, colocan nidos a la espera de que el carbonero quiera habitarlos. Qué misterio esconden los antiguos dominios del Kan, la ciudad de los manantiales, para que este ave nunca quiera dejarlos. Sería un buen motivo de intercambio. Enviemos a esas tierras lejanas observadores internacionales que traigan noticias de cómo vivir mejor. Que vuelvan con instrucciones sencillas: anda en el aire libre, escucha los pájaros; porque eso te alegrará el corazón.   


TextoColaboración. Maribel Orgaz

Pero si ni me ha mirado. Papamoscas cerrojillo (Ficedula hypoleuca). Manzanares el Real, Embalse de Santillana 25-9-2017


Hay que admitirlo, quien le nombró no le debió ver o quizá ni conocer. Este pájaro de apenas 12 centímetros de largo, se conoce entre la gente como papamoscas que es lo que durante todo el día hace. Atrapar moscas, mosquitos y todo insecto que se le cruce por delante. ¿Pero higos? Porque Ficedula en latín significa comedor de higos y él ni los prueba. El científico que le asignó su nombre en latín ¿le había visto? A veces nos ocurre, podríamos decirle a modo de disculpa, cuando convertidos en científicos en  lugar de contemplar la vida, la disecamos entre nuestros libros.  
TextoColaboración.MaribelOrgaz

Recuerdos de guerra. Pato cuchara (Anas clypeata). Rivas Vaciamadrid, El Campillo, 30-10-2016



Un pato cuyo pico recuerda a una rodela, un escudo redondo. Ahí, incrustado en el latín, anas clypeate, el recuerdo del combate. Este ave que va y viene contento filtrando el barro de las aguas carga con un nombre que recuerda a quienes iban llevando la desgracia. Desde hace miles de años, la función del escudo es proteger el pecho del soldado de los golpes de la espada. Este pico desmesurado y útil, ¿no pudo traernos a la memoria alguna otra cosa?  Porque este pato cuando los tiempos vienen duros y no hay lombriz o gusano que capturar, en lugar de salir a pescar alguna pieza más substanciosa con este mismo pico se come alguna planta. Unas cuerdas y ya está, hagamos de las rodelas columpios para niños en tiempos de paz. 
TextoColaboración.MaribelOrgaz

Una vida que procura felicidad. Ruiseñor común (Luscinia megarhynchos). Guadalix de la Sierra 11-5-2018

http://natusfera.gbif.es/observations/67859

Quizá sean los rusos de la ciudad de Kursk quienes más admiran a este pájaro esquivo que gusta ocultarse en el matorral. Le han construido un monumento y en los tiempos antiguos eran capaces de entregar dos vacas o dos caballos por un ejemplar. Irán o Bangladesh también aman a este ave de aspecto insignificante cuyo canto resplandece desde la espesura sobre el de todos los demás. Cómo es posible una vida oculta que procure tanta felicidad. Los amantes le escuchan en la noche y es el símbolo de que aún no ha amanecido, de que aún no se han de separar. 
TextoColaboración.MaribelOrgaz