domingo, 24 de diciembre de 2017

Y el ganado no la pace. Narciso silvestre (Narcissus jonquilla). Canencia. 11-3-2017

http://natusfera.gbif.es/observations/30723
Eres un Narciso y la vida es un regalo. No hay lugar en el que no te hayan puesto hermoso nombre, porque nunca pasas desapercibido a ojos de nadie: narciso de prado, narciso de poeta, narciso silvestre o campanilla del campo, campanita del diablo, amapola amarilla o amapola de prado, hierba de la cierva... Has venido al mundo en prados de montaña, en suaves prados encharcados y también te gustan los juncales o las hierbas tiernas de los bosques caducifolios. Brotas en los pastizales y sin embargo, el ganado no te pace. En las montañas de Jaén, los pastores hacían ramilletes de narcisos para entregarlos a la mujer que pretendían y en el Pirineo, afirman, alivia la tos seca de los niños. Qué destino sería el nuestro si todos naciésemos entre tanta belleza.
TextoColaboración. Maribel Orgaz 

De caballos y diluvios. Babosa (Arion ater). Somiedo, Asturias. 29-4-2017

http://natusfera.gbif.es/observations/30444
Esta criatura discreta que se mueve con tanta parsimonia tiene un nombre tan hermoso que cuesta creerlo: arión ater o traducido del latín, caballo negro. Pero no cualquier equino, Arion es un fabuloso caballo inmortal que además posee el don del habla. Qué humor tienen a veces los hombres de ciencia, denominar así a una babosa que se desliza en silencio entre huertas y jardines. ¿Se salvarían las babosas en el Arca de la Alianza? ¿Tomaría Noé de la grava de un sendero un par de arion ater para llevarlas junto a los leones, las jirafas o las palomas y ponerlas también a salvo del Diluvio?
TextoColaboración. Maribel Orgaz 

De azul cielo y agua limpia. Rabilargo (Cyanopica cyanus cooki). San Sebastián de los Reyes. 28-10-2017

http://natusfera.gbif.es/observations/31834

 Amamos el azul, dicen los pintores porque es siempre azul y porque, añaden los biólogos, los vertebrados carecemos de la capacidad de fabricar pigmentos azules. Amamos el azul, dice la estadística, por encima de cualquier otro color porque lo asociamos a cielos radiantes y agua limpia. Estos rabilargos tan esbeltos y bellos tienen la suerte de poseer un plumaje extraño y exótico: azul, crema y rosado. Es la pura y alegre luz sobre sus plumas la que arranca destellos tan hermosos del color menos frecuente de la Naturaleza.   
TextoColaboración. Maribel Orgaz

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Las cogujadas pastoras. Cogujada común (Galerida cristata). Embalse de Santillana, Manzanares el Real. 12-10-2017

http://natusfera.gbif.es/observations/31540
Desde Alemania un granjero refiere una historia sobre una cogujada. Adiestraba a sus perros pastores con órdenes silbadas y aquel pajarillo debía estar observando sorprendido cómo animales tan grandes obedecían al instante el corre, aprisa, detente y ven aquí. La cogujada aprendió aquellas cuatro melodías y en lugar de su canto habitual, los perros pastores obedecían sin chistar las órdenes fueran de amo o pájaro. Aquel avecilla decidió que algo así lo tenía que enseñar y en aquel pueblo, desde ese día, las cogujadas divertidas silbaban a los perros pastores que corrían y paraban, iban y venían al silbido pajaril.
TextoColaboración. Maribel Orgaz

Podemos construirlo de nuevo. Mito (Aegithalos caudatus). Colmenar Viejo, Madrid. 28-8-2018


Oculta el nido recubriéndolo de telas de araña. Lo forra de plumas que recoge en cualquier lugar, se lleva trozos de liquen y musgo y lo edifica desde dentro, como un alfarero que hiciera crecer en torno a su mano el continente de una vasija. Este maestro constructor posee sin que sepamos muy bien cómo, la sabiduría de los materiales para elegir sólo aquellos que hacen posible criar saludables a sus hijos. Sabe de arquitectura bioclimática, de resistencia de materiales, de tensión de estructuras y sin embargo; no enferma de apego. No se instala satisfecho a disfrutar toda su vida de la misma casa en el mismo árbol. Cada año, comienza alegre un nuevo nido y desde Reino Unido se observan cambios. Si no hay líquenes usa pedacitos de plástico. Si las tormentas de marzo destruyen antes de tiempo su casa, optimista comienza de nuevo. Los ornitólogos maravillados han descrito el proceso: el mito construye un nido de 6.000 piezas con cuatro materiales y 14 gestos. 
TextoColaboración. Maribel Orgaz

Esperando junto a los campos de batalla. Buitre leonado (Gyps fulvus). Parque de Monfragüe, Cáceres. 2-4-2017

http://natusfera.gbif.es/observations/31531

No consigue ser un animal simpático quizá porque acude a los vertederos a comer de nuestros restos y allí, junto a las gaviotas y los milanos negros rebusca entre las basuras. Cuando a veces, se interna en las ciudades y sobrevuela majestuoso nuestros rascacielos se le captura de inmediato y se le devuelve a las afueras. Lo pilotos apenas anotan incidentes en vuelo si uno de ellos se ha metido en las turbinas del avión. Es capaz de volar a una altura mayor que el monte Everest y en Zimbabue, un ornitólogo observó cómo en los campos de batalla, esperaban posados junto a las cercas que delimitaban los terrenos plagados de minas. Los buitres observaban a  las gacelas descuidadas que atravesaban las alambradas de púas y entonces, se abalanzaban sobre su comida ya despedazada. 
TextoColaboración. Maribel Orgaz 

lunes, 18 de diciembre de 2017

Cantando al ultravioleta. Chochín (Troglodytes troglodytes). Somiedo, Asturias. 2-5-2017

http://natusfera.gbif.es/observations/30574
Es un cantarín aunque algo más especial que los otros. Los amados ruiseñores son un aparte, eso por descontado pero este pajarillo de apenas 10 gramos de peso merece referencias especiales en cualquier manual de aves cantoras. Su canto puede incluir hasta 36 notas por segundo y también por descontado, somos incapaces de escucharlas. No nos da el oído ni tampoco el cerebro. ¿Qué mundo armonioso levanta entre árboles y roquedos esta criatura diminuta? Qué música resuena en el bosque que no entendemos, qué colores vibran que no vemos. Cuál es la finalidad de un universo que existe al margen de nuestros sentidos, qué ocurrirá allí todos los atardeceres:  ¿cantará entusiasmado el chochín al ultravioleta?  
TextoColaboración. Maribel Orgaz 

jueves, 14 de diciembre de 2017

Apiadarse del desconsuelo. Urraca (Pica pica). Colmenar Viejo, Madrid. 5-10-2016

http://natusfera.gbif.es/observations/31002



Son los chinos quienes más quieren a las urracas a las que consideran inteligentes, divertidas, compasivas. En una de sus antiguas leyendas dos amantes fueron separados por el capricho de una deidad taoísta y las conmovidas urracas se apiadaron de su desconsuelo formando un puente celestial para que ambos se encontraran. Así, cada séptimo día del séptimo mes del año, los chinos celebran la festividad de Qi Xi, el día de los enamorados y es costumbre, continúan las crónicas, que las muchachas se reúnan llevando fruta y dirijan en voz queda sus plegarias al cielo: rogamos por un dulce amor que conmueva a nuestros pájaros, un amor fiel que sobrevuele estos cielos. 
TextoColaboración. Maribel Orgaz 

viernes, 8 de diciembre de 2017

Del anhelo de viento. Grulla (Grus grus). Lagunas de Villafáfila, Zamora. 2-12-2017

http://natusfera.gbif.es/observations/30023

Antes de la madera fue el hueso. Los hombres usaban las tibias de las grullas, el cúbito de los gansos pero también huesos de cigüeñas o venados para construir sus flautas. El instrumento musical más antiguo que conocemos. Quizá en tiempos remotos el hombre quiso volver a escuchar el viento en los días de calma. El aire agitando las espigas maduras, acariciando los troncos de los árboles frutales... un sonido de vida tan dichoso que soplaron en cañas, agujerearon huesos y  tornearon maderas para poder deleitarse siempre con la música de los cañaverales. Al igual que estas grullas sobrevolando los cielos invernales, nosotros también anhelamos la libertad de los vientos, criaturas que suplen con imaginación la falta de coraje que poseen las aves al lanzarse en vuelo.
TextoColaboración. Maribel Orgaz


sábado, 21 de octubre de 2017

El principio de todo. Pinzón vulgar (Fringilla coelebs). Gudalix de la sierra 5-1-2017


Alegre como un pinzón dicen los italianos y fueron alegres pinzones quienes hicieron a Darwin alumbrar sus ideas. El bueno de Charles contempló en las islas Galápagos aquellas 17 especies tan contentas, tan bien adaptadas que podían haber sido vistas por un representante de Dios en la Tierra; por un jesuita viajero o un padre peregrino que habrían admirado, maravillados, la concluida tarea del Señor pero Darwin, en cambio, nos dio el principio de todo. Ese que nos ha hecho ver desde la perspectiva adecuada a este avecilla que comparte hermanado, cantando dichoso, nuestras vidas.
TextoColaboración. Maribel Orgaz


Antes del hombre, el pato. Ánade real (Anas platyrhynchos). Guadalix de la sierra 25-12-2016


El Quinto día aparecí sobre la Tierra, dice el texto sagrado, junto a la otras aves, los peces y las criaturas marinas, después de haber sido creados la luz y la oscuridad; aunque en otros lugares alejados, la leyenda dice que la divinidad me ordenó sumergirme para traerle fango en el pico y con él, hacer las montañas. Así que en ese lugar, en el que los hombres habitan estepas heladas, creen que sólo Dios y el mar existían antes que los patos. Ni siquiera el hombre, ni siquiera el demonio. Antes existían los patos. Una coincidencia extraña que debería hacer pensar en una Tierra en la que, los atentos dioses que la crearon y poblaron nunca dejaron para el final a la trucha o al árbol, a la hierba o la hormiga como sí lo hicieron con el hombre, ese último habitante al que tantas veces le es necesaria recordar que fue puesto aquí tras todos los demás.
TextoColaboración. Maribel Orgaz

Que no hay sitio en vuestras ciudades. Gorrión molinero (Passer montanus). Somiedo 2-5-2017



Que no hay sitio, deben pensar los gorriones. Que todo está lleno de gente, de coches, de expectativas, de obsesiones. Y se van, abandonan las ciudades. París, Londres, Barcelona o Madrid. Si acaso, aparecen en primavera pero a la vista de lo incorregible en invierno ni pisan las calles. Este descuido se tuvo también en China: que se vayan, que se comen el grano de los campos y la gente daba a los niños cacerolas para hacer ruido durante todo el día, así que los gorriones desaparecieron durante años. Aparquemos los coches, hablemos poco y en tono bajo, limpiemos el aire que respiramos. Volved, anunciaremos, teníais razón, estas ciudades repletas de frustraciones eran inhabitables.
TextoColaboración. Maribel Orgaz

lunes, 16 de octubre de 2017

Bello en vuelo. Alcaudón común (Lanius senator). Colmenar Viejo 14-5-2017



El pico es de una pequeña rapaz y cuando se posa no parece lo que es, porque, dicen sus admiradores, es mucho más bello en vuelo. Pensarías que es apenas, un pajarillo tímido entre los arbustos pero se atreve incluso a cazar pequeños reptiles. Así que vive despreocupado con su aspecto insignificante pero si es necesario encuentra en sí mismo la belleza y la fuerza. Eso querríamos nosotros, vivir en una constante capacidad de ser, de reposo, de esplendor y de ataque. Reconozcámoslo, envidiamos esta flexibilidad: el impulso de ir hacia nuestra posibilidad y la dicha de regresar a lo que somos.
TextoColaboración. Maribel Orgaz

Qué no haríamos por ella. Cigüeña blanca (Ciconia ciconia). Colmenar Viejo, Madrid 15-4-2017



A veces se pierden. Eso ya lo sabíamos. Los niños aparecen en donde no debían y faltan en donde se les espera. Y ellas dándose una vuelta por la isla de Madeira antes de llegar a Kenia. O al revés. Regresan a Dinamarca pero antes echan un vistazo en algún pasto de Reino Unido. Andan por ahí, rebuscando pececillos o ranas pero en su moderna confusión, hacen la compra en un vertedero. Y si no les apetece ni migran, se quedan a comer restos.  Anida en torretas de luz, en algún campanario o en donde le parezca. Sabe que la admiramos y que puede hacer lo que quiera. Organizamos visitas turísticas para recorrer sus nidos en época de cría, modificamos los tendidos eléctricos para que esté segura... porque vamos a ver, si creemos que desde el Cielo trae a nuestros hijos a casa, ¿qué no haríamos por ella?
TextoColaboración. MaribelOrgaz

De la mitad de los sueños. Mochuelo común (Athene noctua). Casa de Campo, Madrid 26-2-2017

http://natusfera.gbif.es/observations/30998
Las aves también duermen  al igual que nosotros y, también como nosotros, el sueño es en parte ligero y en parte, profundo. Pero aquí surge la maravilla, son capaces de dormir con medio cerebro, y un ojo cerrado mientras el otro ojo está abierto y atento. Cuántas veces hemos deseado que nuestras pesadillas fueran, al menos la mitad de lo que fueron. Cuántas veces habremos implorado a un dios piadoso que librara a los hombres de al menos, una parte de sus tormentos. Buhos, lechuzas y mochuelos, criaturas que sólo se entregan a medias a las sombras, sabios espíritus del bosque.
TextoColaboración. Maribel Orgaz



De la lluvia y no la nieve. Pico picapinos (Dendrocopos major). Casa de Campo, Madrid. 26-2-2017

http://natusfera.gbif.es/observations/30999



Está en España todo el año porque tiene buen conformar. Le da igual roble que pino, aliso que abeto. Saca los insectos de sus troncos pero no los daña. Y como no emigra ni se va, no da nombre a las nieves tardías: nieve de golondrina dicen los italianos allá por marzo si cae a destiempo o nieve de cuco si cae en abril y ya casi al final, la inesperada nieve de perdiz; pero aquí este pájaro y su tamborileo sólo anuncian cuando se le escucha nítido y lejano que lloverá porque el aire, entonces, se ha cargado de humedad.
TextoColaboración. Maribel Orgaz

domingo, 15 de octubre de 2017

La sed de gracia. Cisne vulgar (Cygnus olor). Manzanares el Real 5-11-2016


Vuela mejor que anda y cuando nada, suspiramos, es majestuoso. Sólo los reyes en tiempos antiguos podían degustar cisne relleno de otros pequeños pájaros. Del carro de Afrodita, la diosa del amor, tiraban cisnes alados. Hasta China llegaron una pareja de cisnes de porcelana enviados desde Estados Unidos: el presidente de un Imperio saludaba a otro con un regalo delicado fabricado en un material que ni es barro ni es cristal, es oro blanco. En nuestras leyendas, los cisnes fueron antes hermosas muchachas. Cuál es el destino de estas aves que cargan sobre sí tantos de nuestros anhelos: el amor que no se acaba, la fidelidad eterna, nuestra sed de gracia.
Texto Colaboración. Maribel Orgaz

En lo más oscuro de la noche. Cormorán grande (Phalacrocorax carbo). Manzanares el Real 1-6-2017



¿Por qué este pájaro? Si hay otros que también se sumergen para pescar: albatros, gaviotas o pelícanos. Podría haberle tocado a los otros pero en cambio, le tocó al cormorán. Los chinos hace más de mil años ya usaban a este ave para pescar y los japoneses denominan a este arte Ukai. Quizá fuese por su cuello largo que al ponerle una argolla es capaz de capturar peces enormes o quizá sus plumas que al contrario de las otras aves no son impermeables y así empapada se sumerge aún más, quizá fuera su docilidad... quizá que los hombres prefieren usar para sus fines antes que admirar. La familia imperial japonesa aún surte su mesa con ukai, los turistas tienen otro exotismo más que fotografiar. En lo más oscuro de la noche, una barquichuela con una tea ardiente va y viene por el río sumergiendo aves sin memoria que bien podrían hundirse, olvidadas de su naturaleza, para toda la eternidad.
TextoColaboración. Maribel Orgaz

Un plumaje que anuncia la penumbra. Somormujo lavanco muda de invierno (Podiceps cristatus). Manzanares el real, embalse de Santillana 18-10-2016

http://natusfera.gbif.es/observations/32723
En aquellos mapas de territorios imaginados, los hombres llenaban cada hueco de una criatura fantástica: sirenos en la Antártida, dragones en Oceanía, aves gigantes capaces de llevar en sus garras elefantes en Argentina. Pero ¿acaso imaginaron a un ave que en el comienzo del invierno se plateara de gracia? Que su manto de plumas fuera capaz de anunciar la estación de la penumbra. Que en las aguas tranquilas se sumergiera a pulmón más que ninguna otra. Que desde marzo, danzara absorto en amorosa compañía durante días y días. Esos cartógrafos afamados no pudieron imaginar que estas aves enamoradas danzaran de amor en el mismo agua.
TextoColaboración. Maribel Orgaz 



De océano y costa. Gaviota patiamarilla (Larus michahellis). Coruña 28-6-2017


Son costeras no de océano dicen los expertos y en esta aseveración te surge una duda: ¿nosotros de dónde seremos? ¿de lo inmenso o de la orilla playera? ¿De volar o de suelo? En el mar, las gaviotas se nutren de los descartes de los barcos pesqueros y en el interior de vertederos. Miles de ellas pasan los inviernos en los pantanos, territorios que nunca le fueron necesarios pero a los que se han adaptado sin problema. No parece que les tienten nuestros colosales empeños: presas gigantescas que embalsan ríos milenarios, canales que unen mares. Quedaos con vuestros desafíos artificiales parecen decirnos: no es necesario tanto océano para vivir en vuelo.
TextoColaboración. Maribel Orgaz

domingo, 1 de octubre de 2017

Estáis a tiempo. Golondrina dáurica (Cecropis daurica). Monfrague 3-4-2017


Desde el Sahel empiezan a llegar a España en marzo porque esto se parece cada vez más a aquello. Las lluvias cada vez más escasas, el calor en aumento, los matorrales extenuados, los riachuelos secos. Qué mensaje trae, atrevesando el Estrecho, cada marzo este ave pariente de nuestra golondrina común. Primero anidó en Andalucía, ahora incluso en Asturias. Las golondrinas sacaron espina a espina el tormento de Jesús y por eso, la vaca o la mula convivieron con ellas en los establos. Los campesinos siempre las respetaron. Eran animales benditos del Señor, portadoras de un mensaje de compasión: no torturéis la vida. Apiadaos de los árboles, de los ríos, de las criaturas que habitan los campos. Estáis a tiempo, podéis cambiar.
TextoColaboración.MaribelOrgaz

Como un espectro de un ave. Busardo ratonero (Buteo buteo). Juarros de Voltoya, Segovia 30-9-2017


Como si tocaran las campanas en la tarde y se lanzara entonces al vuelo, pasando sobre nosotros como un sueño. Así vuela el águila ratonera, esta rapaz del viento a la que le gusta vigilar los prados desde un poste y ya sea la tarde gris o el cielo de azul porcelana, no se moverá hasta que tenga a su presa bien avistada. Se lanzará entonces, con determinación a por ella porque es necesaria la calma para distinguir la oportunidad, esperar paciente a que surja la ocasión y en ese instante, alzar por fin el vuelo. 
TextoColaboración. Maribel Orgaz 

El preferido de los búlgaros. Carbonero garrapinos (Periparus ater). Juarros de Voltoya, Segovia 30-9-2017



Los habitantes de Sofía, la capital de Bulgaria, votaron su pájaro preferido hace ya algunos años y el ganador fue el carbonero. Siempre está con nosotros, argumentaron. Mientras que otros migran y vuelven, él se queda en nuestras calles todo el año. Su canto, que incluye más de 40 sonidos, alegra nuestras horas. Palomas y gorriones también nos gustan pero ninguno tanto como el carbonero. Mientras, en La Coruña, colocan nidos a la espera de que el carbonero quiera habitarlos. Qué misterio esconden los antiguos dominios del Kan, la ciudad de los manantiales, para que este ave nunca quiera dejarlos. Sería un buen motivo de intercambio. Enviemos a esas tierras lejanas observadores internacionales que traigan noticias de cómo vivir mejor. Que vuelvan con instrucciones sencillas: anda en el aire libre, escucha los pájaros; porque eso te alegrará el corazón.   


TextoColaboración. Maribel Orgaz

Pero si ni me ha mirado. Papamoscas cerrojillo (Ficedula hypoleuca). Manzanares el Real, Embalse de Santillana 25-9-2017


Hay que admitirlo, quien le nombró no le debió ver o quizá ni conocer. Este pájaro de apenas 12 centímetros de largo, se conoce entre la gente como papamoscas que es lo que durante todo el día hace. Atrapar moscas, mosquitos y todo insecto que se le cruce por delante. ¿Pero higos? Porque Ficedula en latín significa comedor de higos y él ni los prueba. El científico que le asignó su nombre en latín ¿le había visto? A veces nos ocurre, podríamos decirle a modo de disculpa, cuando convertidos en científicos en  lugar de contemplar la vida, la disecamos entre nuestros libros.  
TextoColaboración.MaribelOrgaz

Recuerdos de guerra. Pato cuchara (Anas clypeata). Rivas Vaciamadrid, El Campillo, 30-10-2016



Un pato cuyo pico recuerda a una rodela, un escudo redondo. Ahí, incrustado en el latín, anas clypeate, el recuerdo del combate. Este ave que va y viene contento filtrando el barro de las aguas carga con un nombre que recuerda a quienes iban llevando la desgracia. Desde hace miles de años, la función del escudo es proteger el pecho del soldado de los golpes de la espada. Este pico desmesurado y útil, ¿no pudo traernos a la memoria alguna otra cosa?  Porque este pato cuando los tiempos vienen duros y no hay lombriz o gusano que capturar, en lugar de salir a pescar alguna pieza más substanciosa con este mismo pico se come alguna planta. Unas cuerdas y ya está, hagamos de las rodelas columpios para niños en tiempos de paz. 
TextoColaboración.MaribelOrgaz

Una vida que procura felicidad. Ruiseñor común (Luscinia megarhynchos). Guadalix de la Sierra 11-5-2018

http://natusfera.gbif.es/observations/67859

Quizá sean los rusos de la ciudad de Kursk quienes más admiran a este pájaro esquivo que gusta ocultarse en el matorral. Le han construido un monumento y en los tiempos antiguos eran capaces de entregar dos vacas o dos caballos por un ejemplar. Irán o Bangladesh también aman a este ave de aspecto insignificante cuyo canto resplandece desde la espesura sobre el de todos los demás. Cómo es posible una vida oculta que procure tanta felicidad. Los amantes le escuchan en la noche y es el símbolo de que aún no ha amanecido, de que aún no se han de separar. 
TextoColaboración.MaribelOrgaz

domingo, 24 de septiembre de 2017

Destacar o desaparecer. Satiro moreno (Hipparchia statilinus). Embalse de Santillana, Manzanares el Real 24-9-2017



Ese parece el dilema de tantos seres. Días en los que revoloteas sobre las cosas como este sátiro moreno, como una mariposa. Creces, te expandes no necesitas brezal ni piedra en los que descansar. Pero hay ocasiones en las que, con las alas casi rotas, te preguntas para qué destacar si lo que necesitas es desaparecer. Reposar en tronco o roca, a salvo, y absorber su seria quietud. Desde Granada a Turquía esta Hipparchia statilinus, de apenas 5 centímetros, sabe que la vida consiste en eso: buscar la luz y reposar en lo gris. Destacar y desaparecer.
TextoColaboración.Maribel Orgaz
Identificada por: Merche S. Calle. (Waste Magazine)

sábado, 16 de septiembre de 2017

De la abundancia y la suerte. Garza imperial (Ardea purpurea). Riet Vell. Delta del Ebro. 8-9-2017


Un país de millones de kilómetros cuadrados en el que habitan millones de seres humanos, de insectos, de roedores. Una tierra rodeada de mar y océanos repletos de peces y crustáceos… y apenas 2.000 parejas de garzas imperiales venidas de marzo a octubre. Piensa un momento, es más probable que te toque la lotería o consigas una pensión de por vida que lograr ver a este ave entre nuestros cañaverales. La elegante garza imperial, ardea purpurea, pescadora y solitaria se dirá al contemplarte: no hay geografía en la que estos hombres no sean capaces de vivir. De buscar la belleza. De celebrar mi encuentro.    
TextoColaboración. Maribel Orgaz

Cigueñela (Himantopus himantopus). Riet Vell. Delta del Ebro. 8-9-2017


De blanco azúcar. Garceta grande y Garceta común (Ardea alba-Egretta garzetta). Riet Vell. Delta del Ebro. 8-9-2017



Ambas de la misma especie. Garza y garceta, juntas, como si fueran de porcelana, de blanco de azúcar. Color de luto para los chinos. Un animal como éste asociado a la negra suerte. Garza y garceta capturan en zonas someras pececillos, gusanos, lombrices. Van y vienen removiendo el barro con zancada atenta. Con este comportamiento mostraban en los tiempos antiguos los lugares seguros por los que los soldados podían atravesar las aguas para atacar un pueblo. Griegos contra persas, griegos contra espartanos, romanos contra todos. Piratas al asalto en cualquier tierra. Estas aves silenciosas que conviven sin destruirse eran signo de mal augurio para aquellos hombres que en lugar de aprender de su silencio, ahítos de sangre, las maldijeron.
Texto Colaboración.Maribel Orgaz

domingo, 3 de septiembre de 2017

De los Emperadores de China. Martín Pescador (Alcedo atthis). Embalse de Santillana, Madrid. 8-1-2017


En casi cualquier parte, es de sobra conocido, hay alguien que se siente diferente o simplemente Rey, Visir o Emperador. Naces por azar en, pongamos, la China antigua y ya sabes que hombres y aves; caballos y aguas son para ti. Harás apresar al Martín Pescador para arrancarle las plumas; a los tigres los huesos; a los rinocerontes sus cuernos. Vivirás acompañado de todos los tesoros y te harás enterrar con tus mujeres, tus jades y todas las plumas que tengas de este ave. Ordenarás forrar cajas de plumas de Martín Pescador, las repujarás en plata y las comprarás en cada esquina de tu reino sin tasa. Porque, te dirás al pasear y contemplarle posado en una rama, lo que de verdad quieres es apresar su cualidad especial: una explosión de color que cambia según incide la luz del sol. Nunca del mismo tono, nunca igual, siempre. Única. Esa diferencia que este despreocupado pájaro consigue con la sencillez de unas pocas plumas bendecidas de luz sin destruir, matar o sojuzgar. 
TextoColaboración. Maribel Orgaz

miércoles, 30 de agosto de 2017

Una razón como un pájaro. Petirrojo (Erithacus rubecula). Manzanares el Real. 16-7-2017


Todos los días un anciano trocea el pan que le ha sobrado del día anterior y camina hacia el embalse de Santillana. Antes del repecho del camino, un petirrojo le está esperando. Puedes ver cómo se cruza de un lado a otro hasta que le ve llegar. En una piedra que estaba casualmente allí deja las migas y se sienta al lado a verle comer. Ni el anciano ni el petirrojo pueden evitar que los oportunistas carboneros vengan también a desayunar pero ningún carbonero espera al anciano como hace el petirrojo. "Ese pájaro es la razón por la que salgo cada día de casa", cuenta siempre con una sonrisa mirando a su pequeño amigo.
TextoColaboración. Maribel Orgaz

De aire blando y bosques viejos..Trepador azul (Sitta europaea). Casa de campo, Madrid. 15-7-2017

http://natusfera.gbif.es/observations/31001
Si al volver al nido, la avellana no cabe por el agujero, es capaz de partirla, tirar la cáscara y meter el fruto. Eso cuentan los entusiastas de este ave. O que, si el agujero del nido es demasiado grande, es capaz de hacer de albañil: recoge barro y achica el hueco. No tiene cuello, es verdad, pero qué patas y qué pico. Así que, nada le arredra. Para lo único, si es que puede reprochársele algo, que es algo más exquisito es el lugar del domicilio. Bosques sí, pero a ser posible de árboles con tiempo y algo de humedad… porque ¿quién prefiere habitar pinares ralos y resecos? Así que, le gusta mucho más Portugal que España, en donde el Atlántico besa el aire hasta ablandarlo.

TextoColaboración. Maribel Orgaz

Conocedores de la felicidad. Escaramujo - Rosa mosqueta (Rosa eglanteria). Embalse de Guadalix, Madrid. 14-5-2017




Sin penitencias ni pecado, ni Infierno, Purgatorio o Limbo. Directa al Cielo. Sin dudarlo. Y por el camino, inspirar belleza. Así debería ser para nosotros la vida, erguidos de orgullo desde nuestro primer brote. Airosos y alegres, conocedores de la felicidad acogidos por las nubes como esta rosa silvestre mientras a nuestro alrededor, los campos resplandecen. 

TextoColaboración. Maribel Orgaz

domingo, 27 de agosto de 2017

Volcanes lejanos. Paloma Torcaz (Columba palumbus). Puente nuevo Talamanca del Jarama, Madrid. 25-8-2017




Miras a lo alto y allí están, como gallina en palo, bien juntas sin necesidad porque tienen de sobra cable y espacio. Qué estarán haciendo allí si no son cazadoras, no tienen que planear en lo altísimo para localizar una presa. Ven la luz ultra violeta que nosotros no podemos ver y dotadas de un oído excepcional, las palomas captan el ruido del volcán antes de su erupción, las tormentas lejanas, los vientos débiles soplando. Quizá, entre los cables y el hierro, en las torretas y postes; ellas escuchan sonidos nuevos. Se juntan sobre esas formas incomprensibles de fealdad a descansar unas horas, deleitándose con las notas de una brisa juguetona, escuchando un paisaje metálico con el regocijo inmenso de quien puede disfrutar de un arpa de viento de tamaño colosal. 
TextoColaboración. Maribel Orgaz

Un ave del Viejo Mundo. Tarabilla (Saxicola torquatus). Embalse de Guadalix, Madrid. 18-10-2016


Antes de que la menta de los prados florezca, llega la tarabilla a tierras eslavas. Ni a la menta ni a esta avecilla les gusta el frío, así que ambas se aseguran antes de ser vistas que las temperaturas sean de bien entrada la primavera. Los ingleses, sin la dureza del clima ruso, llaman a este pájaro golpe de piedra porque su canto les recuerda un chasquido y en Kuwait, se le tiene por un pájaro invernal. Los cataríes son afortunados, pueden disfrutar en sus cielos de hasta cuatro variedades de tarabillas: dos siberianas, una bizantina y una europea. Desde África, precisan, también tenemos nuestra propia tarabilla que como el zorzal y otras aves provienen de vuestro Viejo Mundo.  
TextoColaboración. Maribel Orgaz

A Suecia sin Blablacar. Mosquitero musical (Phylloscopus trochilus). Embalse de Guadalix, Madrid. 25-8-2017




Sin equipaje, sin GPS, sin recargar combustible y sin mochila a la espalda. Levantas el vuelo y te pones en ruta. Viento en al aire y pájaros en la cabeza. Y en diez días te vas de Murcia a Suecia y en la voladura de 2.400 km pierdes 0,4gr. de peso. Que el hombre se devane los sesos haciendo números en apretar más asientos en aviones, en quitarle espacio a las maletas de cabina, en ahorrar combustible. Una criatura de apenas el peso de un caramelo alberga dentro de sí el canto, la decisión de irse y la alegría de regresar. Que esta sencillez no nos deje mudos de asombro sólo se explica porque, criaturas de plomo, olvidamos demasiado a menudo, atascados en nuestras torpezas, levantar la cabeza y despedirles cuando comienzan su migración: buen viaje, os esperamos con ilusión, tenemos tanto que aprender de vosotros. [Según SEO/BirdLife: un ejemplar de mosquitero musical fue anillado en Isla Grosa de Murcia en Mayo de 2017 y diez días después recuperado en Suecia. Su peso bajó de 8.9gr a 8.5gr). 
TextoColaboración. Maribel Orgaz

Renegar del hielo. Jilguero en Cardo (Carduelis carduelis). Embalse de Guadalix, Madrid. 25-8-2017



Le gusta el calor dicen los expertos y España, añades cuando compruebas el abundante censo de este ave; y eso se propuso cuando emprendió vuelo desde su origen, el Himalaya atravesando el estrecho de Bering hacia el continente americano y desde aquí a Europa: vivir a una temperatura amable con la vida, renegar del hielo. Los jilgueros se lanzaron con determinación a sobrevolar Bering; el mismo viaje que dicen, hicieron algunos hombres de continente a continente. Aquellos escasos humanos se aventuraron, como este pájaro, en un infierno helado con un objetivo que aún desconocemos. Un ave del cerebro de una avellana fue capaz de conformarse con hallar un lugar a temperatura de vida y cantar en él, la dicha de los días; pero sus compañeros en la Tierra, los hechos a semejanza de Dios, continúan, sin que sepamos el motivo, sobreviviendo en tierras yermas a temperaturas bajo cero y un sol que medio año se esconde. Este jilguero en cardo, carduelis carduelis no perdió su rumbo y  su meta. Y aquí está, en el dorado agosto español, deleitándose –entre trino y trino- con las semillas de un cardo, su manjar predilecto en estas ardientes tierras. TextoColaboración. Maribel Orgaz

La perfección marfileña. Cardo salvaje (Dipsacus fullonum). Embalse de Guadalix. 25-8-2017




Su cuerpo como claro marfil cubierto de zafiros, dice el Cantar de los Cantares de la piel de la Amada cuando el Esposo la contempla. Este cardo salvaje, Dipsacus fullonum, es llamado también en algunas zonas baño de Venus o Afrodita agachada. Ve ahora y busca esas viejas estatuas para comprobar su forma de óvalo, su color; el mismo de esta planta cuando ya ha sido atravesada por el verano. Así que alguien, hace más de 2.000 años se detuvo maravillado ante este cardo salvaje y pensó en su Amada; aquella cuya piel irradiaba, como una diosa antigua, esta exacta perfección marfileña. 
TextoColaboración.  Maribel Orgaz.

sábado, 26 de agosto de 2017

El corzo o la hermosura (Capreolus capreolus). Puente nuevo Talamanca del Jarama. 25-8-2017





Ahí lo tienes, abres el libro sagrado, la Santa Biblia, y corren gacelas y corzos. Pastorean en los cantares entre esposos; saltan dichosos entre los salmos evocando la elegancia y la ligereza, la abundancia de pastos y la hierba hasta el morro. Igual que en estas fotografías. En hebreo, corzo es hermosura y sin embargo, en otras lenguas, apenas le nombraron por su tamaño: corto, corzo. Aunque quizá quien mejor le entiende son algunos estudiosos de los topónimos: Corzo daría nombre, según ellos, a todos los municipios que comienzan por Alco. Así, Alco, el corzo, según la mitología griega, es hijo de Astreo, un titán, un gigante, un dios de las estrellas. 

domingo, 23 de julio de 2017

Sopa de frutos del bosque. Rosa Mosqueta (Rosa eglanteria). Guadalix de la sierra. 15-9-2016


La belleza de la rosa inspira nuestro canto a este mundo efímero, sus frutos fueron alimento para los niños ingleses que las recogían de los campos para que sus madres les hicieran infusiones de vitamina C con las que combatir la escasez durante la II Guerra Mundial. Ingrediente para la sopa de frutos del bosque de los suecos, mermelada para estómagos gourmet, crema para dar luz a la piel y jardín lleno de vida, al que vendrán golosos los mirlos, las tórtolas, los petirrojos invernantes o los desenvueltos gorriones para alimentarse durante los rigurosos inviernos. Esplendoroso fruto de la Rosa Mosqueta. 
Texto de colaboración. Maribel Orgaz.

FOTCIENCIA14



Prados y flores. Heliotauro de cuello rojo (Eliotaurus ruficollis). Manzanares el Real. 12-6-2016


Le gustan los prados y las flores, dicen los entomólogos. ¿Y a quién no? Te puedes preguntar. Posado en un mundo de color, al sol del verano y mecido en una flor fresca y espléndida. A Dios le gustan los insectos, puedes pensar al verle posado porque este toro del sol, como otras miles de especies llenan la Tierra en una diversidad tal que te deja sin aliento. Y sin embargo, hay que reconocer, que esos millones de escarabajos, de moscas, de laboriosos seres pequeños no han impedido jamás que, por ejemplo, las flores moradas de la escabiosa –de las que se sirven golosamente- estén en peligro de desaparición. Como de ninguna otra especie, más grande o más pequeña con la que conviven. Una lección de vida, queridos congéneres humanos, contenida humildemente en apenas dos centímetros de la que admirarse cada verano. 
Texto de colaboración. Maribel Orgaz.

FOTCIENCIA14

El sabor amargo del ardiente verano. Chinche rayada (Graphosoma lineatum). Manzanares el Real. 1-6-2016


La chinche rallada parece tener una cierta predilección por los jugos vegetales de la flor de la Cañabeja y es frecuente encontrarla posada en ella, en las tardes ardientes de verano. La airosa Cañabeja que a veces se confunde con el hinojuelo, ha sido utilizada durante siglos por los campesinos de Castilla para tintar de amarillo sus paños y Ulises, el viajero, según relata el escritor Álvaro Cunqueiro, saboreó un tallo de Cañabeja que a pesar de estar verde, le supo agria, antes de decidirse a tocar la puerta de Alicia, la hermosa habitante de la isla griega de Paros. Con el regusto amargo entre los labios, el errante Ulises la sedujo recitando versos clásicos. 
TextoColaboración. Maribel Orgaz.

FOTCIENCIA14

jueves, 13 de julio de 2017

Estoy bien. Milano negro (Milvus migrans). Embalse de Santillana, Madrid. 8-7-2017.





Decimos milano negro y así olvidamos que a este ave le va bien porque se atiene a su nombre: milvus migrans. Es cierto, un milano pero milano migrante. Su gran cualidad, que todo le viene bien. Y le viene bien aquí, en España y en Australia o en Asia. Si hay carreteras, ha aprendido que siguiéndolas encontrará a los que, incapaces de adaptarse a estos tiempos se empeñan tercos en continuar su camino de siempre: haya campo o carretera, ellos avanzan y se encomiendan a la suerte. Un migrante sabe que sólo en aceptar lo que haya en su destino, podrá ser él mismo entre distintos. Así que, rapaz siempre, milano siempre, caza o aprovecha restos. Un lagarto atropellado, un ratón despistado. Cuando este grupo de jóvenes se despida entre sí, para buscar cada uno su propio territorio dirá a los otros: estoy bien, son los tiempos, hay que saber adaptarse. 
TextoColaboración. Maribel Orgaz

miércoles, 12 de julio de 2017

La salvaje belleza alada. Garza real (Ardea cinerea). Embalse de Santillana, Manzanares del Real, Madrid. 10-7-2017.



Desde Amsterdam nos llegan noticias: las garzas han decidido quedarse. Un ave de casi un metro de alzada habita orgullosa una ciudad atestada: comen de los puestos callejeros, se suben a los tejados y espían a los vecinos por los cristales porque ya se sabe, ningún protestante del Norte tiene nada que ocultar poniendo cortinas a sus ventanales. Se acicalan y duermen encima de un contenedor, sobre un coche aparcado o en la esquina de un balcón. Bueno, parecen admitir, estos son los nuevos tiempos: conviviremos con vosotros, saldremos cada día a encontrarnos con vuestros niños para que puedan admirar nuestra salvaje belleza alada.

Llenarnos de un nuevo canto. Zarcero común (Hippolais polyglotta). Embalse de Guadalix, Madrid. 7-7-2017.

http://natusfera.gbif.es/observations/31756
Es capaz de imitar los cantos de las otras aves y por eso, en latín se le denomina polyglotta. Puede empezar como el piar de un gorrión o los chillidos de un mirlo y acabar improvisando una melodía con el canto de otras aves que haya escuchado. Quizá porque le guste imaginarse ser otro pájaro y su voz intenta copiar lo que, en realidad, no es. Quién puede reprocharle esta afición. Acaso no compartimos un mismo anhelo: hay días que nos gustaría ser cualquier otra cosa, rey o pastor, minero o médico, más valientes o más altos... llenarnos de la posibilidad de un nuevo canto.
TextoColaboración. Maribel Orgaz  

Disfrutando del oro de los días. Lagarto ocelado (Timon lepidus). Embalse de Santillana, Madrid. 10-7-2017



Eran tiempos revueltos. La India chocaba con Asia y en Sudamérica aparecían las praderas. Habían pasado diecisiete millones de años y el Mioceno en todo su esplendor. Cuando aún le quedaban seis, los mares estaban repletos de ballenas y focas;  la espesura de rinocerontes y caballos. Y al sol disfrutando del oro de los días, ya estaba allí, el lagarto ocelado. A su lado, aún monos felices andábamos dando brincos sin hipotecas ni comida basura. Mientras, esta criatura hermosa y antigua se cuidaba, si era joven, de cruzarse con los gatos aunque de adulto, con ese aspecto imponente y su más de medio metro de largo, no eran capaces ni en el Mioceno ni ahora de maullarle. 

TextoColaboración. Maribel Orgaz